Se intensifica lucha política por conformación JCE; el martes inicia evaluación para enviar ternas al Senado

Por Luis Brito.-

Cobra cuerpo la lucha de criterios y de intereses que se libra a nivel del liderazgo político nacional y otros sectores del país por la conformación de la nueva Junta Central Electoral (JCE), cuyo proceso, en manos del Senado de la República, entra en esta semana a una etapa crucial con el inicio de las entrevistas de los aspirantes, este martes 29.

La mayoría de la población respalda, al igual que Abinader y el expresidente Leonel Fernández, llevar a la JCE a personas independientes, que no tengan militancia política ni atadura con el liderazgo político nacional. Así se ha dejado ver a través de las redes sociales y encuestas que realizan los medios de comunicación.

Este fin de semana las posiciones políticas sobre el tema causaron revuelo, cuando el presidente Luis Abinader no solo reiteró su convicción de que el país necesita una JCE independiente, sino que acusó al Partido de la Liberación Dominicana (PLD) de querer un reparto de los magistrados que formarán parte del organismo.

“Hay otros que tienen la forma y piensan de manera atrasada, que son parte del retroceso, que creen que debe haber un reparto y yo no creo en reparto, yo creo en gente independiente para llevarle tranquilidad a la República Dominicana”, dijo Abinader en alusión al PLD, cuyo partido reaccionó casi de inmediato.

En boca de su presidente interino, Temístocles Montás, el PLD, luego de una reunión de su Comité Político, este domingo, quiso aclarar que su posición es la de que se forma una JCE por consenso de todos los sectores del país, aunque ya esa organización descartó apoyar a Román Jáquez Liranzo, el actual presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), quien corre con cierta ventaja para alcanzar la presidencia de la Junta.

Al debate, como es natural, se ha sumado el expresidente Fernández, quien tiene una posición idéntica a la de Abinader, en el sentido de que haya una JCE independiente al mandato y accionar de los partidos y líderes políticos.

“Si hay un proceso electoral donde haya mucha cercanía, es decir, que la diferencia sea poca, se requiere un árbitro confiable”, dijo Fernández hace dos días.

Aunque aparentemente “mudo”, o sin pronunciamientos públicos, el expresidente Hipólito Mejía parecer moverse en muy bajo perfil ayudando en la carrera a su compadre Eddy Olivares, un exmiembro titular de la JCE durante diez años que ahora quiere volver para dirigirla.

Su condición de militante y dirigente del Partido Revolucionario Moderno (PRM), su marcada y conocida cercanía a Hipólito Mejía, de quien fue vocero en el pasado proceso electoral interno, le restan posibilidad a Olivares, un exfiscal de la provincia Santo Domingo, que desde allí operó bajo las órdenes del expresidente de la República.

Con un predominio en el Senado el PRM está llamado a inclinar la balanza hacia el perfil que se quiere para conformar la nueva JCE, aunque en el oficialismo las simpatías están divididas entre Abinader y Mejía, el primero con la línea de una Junta apartidista, mientras Hipólito, que estratégicamente evita abordar el tema en público, empuja a su amigo Olivares, quien a todas luces tiene el rechazo del jefe de Estado para la posición.

Se sabe, sin embargo, que la sumatoria de los senadores del PRM fieles a Luis Abinader y los de la FP, son mayoría decisoria frente al resto que serían los del PLD y aquellos legisladores perremeistas que siguen lineamientos de Hipólito.

321 personas, hombres y mujeres, se someterán a partir de este martes a una evaluación de la comisión especial del Senado, que deberá reducir ese número de manera significativa para proceder a enviar varias ternas al hemiciclo, que a su vez escogerá quienes finalmente integrarán el pleno de la JCE.

Share this:

Comparte en tus redes sociales
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Facebook
Facebook

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *